07302021Vie
Last updateMar, 20 Jul 2021 4am

Columnas

CUESTIÓN DE DEBATE: Javier Arcadia Galaviz

arcadiaGolpe a golpe que fortalece a Monreal

Navegar en medio de la tormenta, situarse habitualmente en el ojo del huracán, ir contra la adversidad, despojarse de temores y enfrentar con inusitado valor y determinación los múltiples y altos riesgos que implica el resbaladizo terreno de la política. Esta es la naturaleza con la que en ese ambiente de incertidumbres y de altibajos se suele conducir el Dr. Ricardo Monreal, actual Jefe Delegacional en la Cuauhtémoc de la Ciudad de México, pero que, a que decirlo, siempre ha salido vencedor, airoso y  triunfante de obstáculos y tropiezos inesperados que en su momento se creía que lo hundirían para no levantarse jamás.

No ha sido así. Para muestra de ello, basta hacer un breve recuento de algunos pasajes incidentales suscitados en su agitada y nutridísima trayectoria política., tal como ocurrieron cronológicamente, por lo que en ese sentido se tiene: uno, el hecho de haber logrado a contracorriente convertirse por la izquierda en gobernador de Zacatecas, toda vez que en aquel entonces el PRI autoritario, no democrático, le dio un estruendoso portazo a sus legítimas aspiraciones como militante y cuadro destacado que era de ese partido; dos, pedir licencia temporal a su cargo de senador para aclarar imputaciones dolosas relacionadas, supuestamente, con el narcotráfico, circunstancia anómala que públicamente desvirtuó a cabalidad, quedando ello en falsos señalamientos y aclarando a satisfacción lo necesario que le permitió reivindicar su probidad y su imagen pública; tres, enfrentar amenazas de presuntos sicarios que supuestamente le seguían sus pasos, lo cual rayó nada mas en escándalos públicos que jamás lograron intimidarlo y que por el contrario se quedó en el ambiente de que esa versión tal solo fue una treta artificiosa y deleznable, quizá para distraerlo en su boyante y ascendente carrera política; cuatro, regresar cantidades millonarias por concepto de subvenciones cuando fue líder de la fracción parlamentaria del partido Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados, ello por considerarlo improcedente e inmoral, hecho que gozó de la aprobación de la sociedad harta de abusos, pero que incomodó a las fracciones de los demás partidos políticos, entre ellos el PRD, porque, al parecer, éstos si se prestaron a recibir esos jugosos beneficios económicos que se infiere fueron a parar a los bolsillos de sus respectivos y flamantes diputados, y, cinco,  recientemente el secuestro de su suegro, acontecimiento consternante para la sociedad en general, dado que  eso mostró la evidencia de la vulnerabilidad a que estamos sujetos, suceso  que también lo distrajo de sus actuales responsabilidades como jefe delegacional de la Cuauhtémoc en esta  Ciudad de México, y que por su actitud determinante para ir a denunciar el abominable hecho y su  exigencia incesante y enérgica hacía la autoridad investigadora a fin de que ésta le diera el seguimiento puntual y oportuno al caso, logró, para su buena fortuna, que a los pocos días apareciera liberado el cercano familiar secuestrado. Estos hechos entre los más sonados.    

Bueno, pero todo esto viene a cuento en razón de que lo anterior no acaba ahí, sino que, por el contrario, habrá que enlazarle el nuevo episodio ya ampliamente conocido, no menos  escandaloso de los que antes se han mencionado, lo cual irremediablemente nos deja atónitos. Resulta  que en la turbulencia de la política indirectamente se provoca que el Dr. Monreal aparezca una vez mas en escena, muy presto hacia delante, como es su característica, la de enfrentar los problemas de forma inmediata, directa y de frente, y lo haga en esta ocasión con motivo  del escándalo que desató su ex colaborador, Pedro Pablo de Antuñano, quien hasta el día 15 septiembre, en plenos festejos patrios, todavía se desempeñaba como el poderoso y muy alzado Director General de Jurídico y Gobierno de la Delegación Cuauhtémoc.

Pues bien, ocurre que este ex funcionario, como ya es ampliamente conocido por el escándalo bomba que en esa fecha memorable generó, en razón de que se le atribuyó un presunto hecho de corrupción. Sí, resulta que en un punto de revisión policial de vehículos en esta Ciudad de México, se le encontraron en su automóvil de lujo una caja de cartón con 600 mil pesos, que posteriormente al ser remitido ante el Ministerio Público local, al parecer, desde ese día no ha podido acreditar la legal procedencia de ese dinero.

 Momentos álgidos para el jefe delegacional, Dr. Ricardo Monreal, ya que desde el instante en que se conoce ese deplorable hecho cometido por su subalterno, De Antuñano, se le vino encima la noche entera junto con todos sus detractores que a manera de lobos sedientos de sangre no desaprovecharon las circunstancias que percibían ventajosas para pretenden destrozarlo políticamente de una vez por todas. Sí, una anomalía de trascendencia desastrosa, de dimensiones considerables, porque en un abrir y cerrar de ojos o como si fuera con un simple  soplo de Antuñano, con ese presunto acto de corrupción, derrumba hasta lo mas bajo, como efecto dominó, el proyecto político del 2018 que viene construyendo en los últimos años y con todo esmero el Dr. Monreal. Proyecto que consiste en ganar la elección para convertirse en jefe de gobierno de esta gran ciudad capital del país.  

Desde ese momento, sus adversarios de siempre, principalmente perredistas y hasta algunos morenistas, no dejan ni respirar al ex gobernador de Zacatecas, Dr. Ricardo Monreal, ya que con índice flamígero lo señalan como si directamente el hubiera cometido la presunta irregularidad, cuando, en todo caso, el responsable directo sería de Antuñano, porque la ley de la Administración Pública de la CDMX, le confería atribuciones propias para actuar con libertad como Director Jurídico y Gobierno.

Sin embargo, al Dr. Monreal ipso facto lo sentaron en el banquillo de los acusados, ya que se le citó a comparecer a la Asamblea Legislativa, en donde lejos de debatir el asunto, los legisladores perredistas se dedicaron a mofarse y a darse gusto a todo placer para burlarse de él, al mostrar a la prensa un billete gigante y fantasioso, con la denominación de 600 mil pesos y las imágenes contenidas en el mismo billete del propio Ricardo Monreal, Andrés Manuel López Obrador y Martí Batres. Así también con prontitud inusual presentaron denuncias a la Contraloría Interna y a las procuradurías, tanto a la local como a la federal, con el fin de que investiguen el presunto hecho de corrupción. Lo curioso y contradictorio de los perredistas es que muestran estreches de memoria, ya que con facilidad han olvidado que ellos están plagados de corruptelas, y sino  para muestra bastan algunos botones, por ejemplo, en contra del  diputado Mauricio Toledo, quien por cierto sostiene de un extremo el gigantesco billete, a él, cuando fue delegado de Coyoacán,  el abogado de Gazi Nacif, Rodolfo Reus, lo acusó ante los medios de información que lo había extorsionado con 800 mil pesos, argumentando que los mensajes o conversaciones estaban registradas   en el Black Berry, y que no contento con ello exigía  otra cantidad igual para no clausurar una obra de departamentos que Gazi Nacif construía en ese tiempo  en la calle de Céfiro en la colonia Insurgentes Cuicuilco, de esta Ciudad de México. Además, fue del todo conocido que su cercano colaborador también pidió un millón de pesos para autorizar que abrieran una gasolinera en Culuhacán; A Elizabeht Mateos, cuando se desempeño como delegada de Iztacalco los trabajadores de esa delegación la acusaron en diversas ocasiones de que les pedía el diezmo de su sueldo a cambio de no correrlos, y por supuesto, está el caso de Alejandra Barrales, hoy presidenta nacional del PRD, a quien cuando fue diputada  en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal se le acusó de que no justificó un faltante de 11 millones de pesos de un fideicomiso destinado para un programa de becas.

Con ello resulta claro que quienes hoy acusan de corrupción a la delegación Cuauhtémoc, son los corruptos de ayer. Bueno, ya para finalizar, parafraseando a Joan Manuel Serrat, podríamos decir, que el golpe a golpe a Monreal, lo fortalece, así ha quedado demostrado en los distintos agravios en que ha sido victima, y seguramente seguirá haciendo camino al andar, ¿a donde? Quizá al Antiguo Palacio del Ayuntamiento. Lo veremos en el 18.

Pálida tinta: Como en ninguna otra ocasión los mexicanos estuvimos atentos al debate entre Hillari Clinton y el desenfrenado Trump. Por qué será, ah, posiblemente porque nuestro futuro como país se podría tornar más negro de lo que está. Todo depende de quien al final gane la elección en el país gringo.    

.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Patrocinadores

Patrocinadores

Columnas...

Momentos politicos1   Zona Libre1 

David Figueroa1   Con la lumbre en los aparejos

 

    

 

Patrocinadores

Patrocinadores

Columnas...

Momentos politicos1   Zona Libre1 

David Figueroa1   Con la lumbre en los aparejos